BREVE INTRODUCCIÓN A LOS GERMINADOS

BREVE INTRODUCCIÓN A LOS GERMINADOS

Las semillas germinadas, comúnmente conocidas como brotes o germinados, son unas semillas específicas que son utilizadas para plantarlas en el suelo o en pequeños recipientes que, tras germinar, son destinadas a la alimentación o son preparadas para la siembra. Redescubiertos por los consumidores occidentales hace apenas 25 años, los germinados son el alimento “vivo” más antiguo que se conoce.

Cuencos con germinados

Algunas de las primeras referencias sobre germinados, se remontan a China en el siglo II, donde se menciona la soja germinada en la primera farmacopea: libros de recetas con productos e ingredientes con propiedades medicinales.

Pero no sería hasta el siglo XVIII cuando se conocerían en Europa sus poderosos efectos contra enfermedades como el escorbuto. El famoso Capitán Cook logró durante más de tres años que ningún miembro de su tripulación, debido a la falta de vitamina C, falleciera de dicha enfermedad ordenando el suministro diario de un té elaborado a partir de judías germinadas.

Dos siglos más tarde, se pudo confirmar que las semillas germinadas eran el remedio más barato y efectivo para combatir esta grave dolencia. También se corroboró que las enzimas, las vitaminas y la clorofila que contienen, junto a los minerales, los oligoelementos y los aminoácidos que aportan al organismo, convierten a los germinados en uno de los alimentos más completos, que pueden corregir con gran eficacia las carencias nutricionales de la alimentación moderna. Además, poseen propiedades antioxidantes, desintoxicantes, depurativas, inmunoestimuladoras, reconstituyentes y tonificantes del sistema nervioso, lo que ayuda a favorecer la regulación intestinal y la expulsión de gases.

Otra de sus propiedades es la de fortalecer el sistema inmunológico, ayudando a mantener la elasticidad de las arterias y contribuyendo a mantener la vitalidad del sistema glandular, retrasando el envejecimiento.

germinados-3

Aunque los germinados no sean unos productos conocidos por todo el mundo, podemos llegar a la conclusión de que el consumo de semillas germinadas es muy aconsejable para aportar vigor y energía a todas las células de nuestro cuerpo.

En la Clínica Natural Solnatura, recomendamos a nuestros pacientes y clientes su consumo, siendo muy fácil su cultivo y mantenimiento en cualquier casa, al no ser necesario disponer de grandes extensiones de terreno para ser plantadas. Bastará con un pequeño recipiente con agua que habrá que renovar cuando se observe que el agua ha sido absorbida por la planta; esto apenas ocupará espacio en nuestro hogar y nos permitirá germinar todo tipo de semillas comestibles para su posterior consumo.

Aconsejamos el empleo de semillas que provengan de cultivos orgánicos o ecológicos, para asegurarnos de que no han sido tratadas con pesticidas u otros productos químicos. Por otra parte, los cereales y leguminosas que se pueden encontrar en el mercado, pueden servir para este tipo de cultivo. Así mismo, los frutos secos también pueden emplearse para este fin, pero requieren permanecer en remojo durante bastante tiempo antes de ponerlos a germinar. A este proceso se le conoce como pregerminación, y logra que nuestro organismo asimile con mayor facilidad los minerales que contienen, como por ejemplo el calcio.

En cualquier caso, debemos tratar de conservar las semillas en lugar fresco y seco, para que conserven su poder de germinación durante mucho más tiempo.

Posted by on 21 diciembre, 2016

Pin It on Pinterest

Share This