CARA A CARA ENTRE EL MAGNESIO Y EL CALCIO

CARA A CARA ENTRE EL MAGNESIO Y EL CALCIO

El calcio es uno de los minerales que tu cuerpo necesita para la formación de unos huesos fuertes y sanos. Sin embargo, y a pesar de no tener ninguna base científica, en nuestra sociedad está muy arraigada la creencia de que es el mineral más importante para fortalecer nuestro sistema óseo. En el presente artículo queremos aclarar que el mineral que es verdaderamente imprescindible para una buena salud ósea es el magnesio

 

Mujer haciendo ejercicio con sobreimpresión de los huesos de su cuerpo

 

Un reciente estudio que ha sido presentado en una de las reuniones anuales de la Sociedad Académica de Pediatría (PAS) en Estados Unidos, ha demostrado que la ingesta de magnesio puede ser clave para el correcto desarrollo de unos huesos sanos durante la infancia, y no necesariamente el calcio.

Durante décadas, la sociedad de consumo siempre ha estado promoviendo el uso de calcio para prevenir la debilidad de los huesos. Desde hace siglos el mito de que los suplementos de calcio fortalecen los huesos y los dientes, han sido reforzados por todas las instituciones. La pregunta es: ¿son realmente eficaces los suplementos de calcio?

La mayoría de las personas no saben que este mito ha sido promovido por la industria de productos lácteos pasteurizados durante muchísimos años, logrando inculcar en la sociedad que el consumo de leche y quesos, aumentan nuestros niveles de calcio. Se trata de un dato totalmente falso, porque el proceso de pasteurización solo crea carbonato de calcio y éste no tiene ninguna forma de entrar en las células sin un agente quelante. Por ello, con el objetivo de amortiguar el efecto en la sangre de este carbonato de calcio que ingerimos, nuestro organismo reacciona quitando calcio a nuestros huesos y a otros tejidos. La aparición de la osteoporosis realmente se debe a este proceso, lo que nos lleva a la conclusión de que la leche, si se pasteuriza, no le hace ningún bien al organismo.

EL MAGNESIO Y EL AUMENTO DE CONCIENCIACIÓN

El mayor o menor consumo de magnesio está estrechamente relacionado con la densidad mineral ósea (DMO). Se sabe que, por cada 100 gramos de magnesio al día, hay un aumento del 2% en la densidad mineral ósea.

Son muchos los estudios que se han realizado sobre el magnesio y el calcio. Uno de ellos, llevado a cabo en el Colegio Mayor de Medicina en Houston, gracias a la labor del profesor Steven Abrams, que asegura que fomentar la ingesta de magnesio durante la infancia, sería clave para la mejora y conservación de la densidad ósea, mientras que la inclusión de calcio en la dieta no se asoció significativamente con estos datos. Para Abrams, este hecho no implica que el calcio no sea importante, sin embargo, sostiene que el magnesio tiene una mayor relevancia de cara a tener unos huesos más sanos y fuertes, exceptuando en aquellos casos donde el usuario tenga una ingesta excesivamente baja de calcio.

El problema radica, como se ha comprobado, en que a los padres se les ha informado y educado desde hace mucho tiempo sobre la importancia de la inclusión de altas cantidades de calcio en las dietas de sus hijos, para ayudarles a construir unos huesos sanos y fuertes. Por el contrario, se ha pasado por alto la necesidad de ingerir otros minerales esenciales como el magnesio, como parte del adecuado desarrollo óseo de los niños y adolescentes.

A partir de esta carencia de magnesio desde la infancia, y el proceso de descalcificación que produce el consumo de productos pasteurizados, se dan unos altos índices de personas con una baja densidad mineral ósea, que acaba derivando en fracturas osteoporóticas. Para poner remedio a esta situación, la doctora Cathryn M. Rayder, de la Universidad de Tennessee, en Memphis, ha elaborado un informe donde se muestran los beneficios de ir logrando pequeñas mejoras en la densidad mineral ósea por medio del magnesio, quien jugaría un papel muy importante en el metabolismo del calcio y la resistencia ósea, contribuyendo a mejorar la salud pública, al reducir estos índices de baja densidad ósea.

SUPLEMENTAR CON MAGNESIO

Una parte importante del magnesio se obtiene de los alimentos que consumimos (vegetales de hoja verde, cacao, semillas y frutos secos, entre otros), aunque para obtener la dosis diaria recomendada de 350-400 miligramos, es necesario complementarlo con otros productos. Dos buenas formas son el cloruro de magnesio, por un lado, y el magnesio quelado por otro.

 

Tabla de alimentos ricos en magnesio

 

La mejor opción es que tomes los 74 minerales que necesita nuestro organismo en tomas divididas a lo largo del día.  En Solnatura disponemos de dos productos muy recomendables por su contenido en magnesio y el resto de los 73 minerales necesarios para la vida: Alkimia y Moshi-Moshi.

También pueden añadirse a tu baño sales de Epsom, ya que contienen sulfato de magnesio, el cual se absorbe a través de la piel y ayuda a reponer las reservas de magnesio que van disminuyendo. Los minerales se pueden incluir de manera muy fácil en un baño relajante, en el que puede acompañarte un buen libro.

Posted by on 3 mayo, 2018

Pin It on Pinterest

Share This
A %d blogueros les gusta esto: