La flora intestinal : la vida que no vemos

LA FLORA                                    

Existe un mundo invisible al ojo humano, que reside en nuestro interior  y  forma todo un ecosistema natural compartiendo a su vez el mismo hábitat : EL INTESTINO.

En él viven una serie de organismos interdependientes que actúan simbióticamente y se asocian para cumplir un ciclo vital : NACER, MULTIPLICARSE Y MORIR.

A estas unidades de vida, de tamaño microscópico les llamamos BACTERIAS y es importante saber lo imprescindibles que son para el reciclaje de elementos bioquímicos, no sólo en el intestino si no en toda nuestra  mucosa. Así mismo forman parte de otros medios físicos y biotopos de todo el mundo vegetal y animal, tanto marino como terrestre. LA VIDA EN NUESTRO PLANETA NO EXISTIRÍA SIN ELLAS.

 

 flora3 
 

Algunas personas piensan que la palabra bacteria es sinónimo de infección. Esta creencia es absolutamente incierta  ya que dentro de los 2000 tipos existentes, sólo podríamos definir como dañinas alrededor de 100 tipos. Hay estudios que demuestran que las bacterias forman un “aura” para cada comunidad, cada familia, incluso cada individuo. Cada uno de nosotros tenemos nuestro propio patrón de composición bacteriana, dependiendo de nuestro genotipo y de nuestro ADN. Por asombroso que nos parezca transportamos en nuestro interior una fauna  diez veces superior al mundo celular ( por cada célula  tenemos 9 bacterias ) que nos acompaña a lo largo de nuestra vida y si nos faltase, podríamos llegar a sufrir impactos negativos en la salud.

 

 

                                                flora 1

¿DÓNDE SE ENCUENTRA LA FLORA INTESTINAL?

Antes del nacimiento nuestro intestino es estéril, ya que en el útero de nuestra madre no necesitamos flora. Es en el momento del parto cuando entramos en contacto con el universo bacteriano, que pronto nos coloniza. La mayoría de las bacterias provienen de la flora vaginal de nuestra madre. Con el tiempo se completa a través de la alimentación, del entorno de vida, de nuestras personas cercanas y llegados aproximadamente los cuatro años, se considera que ya es estable.
bacterias

 

La flora intestinal se instaura en todo el tracto digestivo, pero principalmente en el colon, que puede albergar miles de millones de bacterias beneficiosas.

 

colon  

 

 ¿QUÉ FUNCIONES DESARROLLA LA FLORA?

Podríamos decir que en algunos organismos vivos, generalmente seres unicelulares y por supuesto microscópicos, la flora intestinal es la que procesa todos los nutrientes, y sin ella no pueden cumplir el proceso digestivo correctamente. En el ser humano no es tan drástico, aunque ejecuta unas funciones de primerísima necesidad:

 

verde

 

  • ABSORBE  NUTRIENTES. Es indispensable para la absorción de minerales, agua y vitaminas (K y B12) que se liberan a través de las bacterias. 
  • SINTETIZA compuestos como la vitamina K (esencial en el proceso de coagulación)  y del complejo B, B12, B6, B1.
  • MANTIENE EL EQUILIBRIO durante la producción de gases ( Metano).
  • SIRVE de ESCUDO para DEFENDER al organismo de infecciones por microbios o parásitos. En ocasiones algunos de estos organismos vivos, rompen las barreras de protección y logran    traspasar la mucosa a través de alimentos en mal estado  o contaminados.
  •  ESTIMULA  el sistema inmune.
  • UTILIZA FIBRA  de los alimentos para dar lugar a los ácidos grasos.

 

lino

 

Hemos de tener muy claro, que la vida en nuestro planeta, no existiría sin las bacterias. A nivel medio ambiental desarrolla el siguiente proceso:

 

  •   CUMPLE CICLOS BIOQUÍMICOS de nitrógeno,carbono y fósforo.
  •   TRANSFORMA sustancias ORGÁNICAS en INORGÁNICAS y viceversa.
  •   DESTRUYE plantas y animales muertos.

 

flora 2

 

FACTORES QUE INTERVIENEN EN SU DESTRUCCIÓN

Hay diferentes factores que pueden alterar la flora. Pueden ser intrínsecos y extrínsecos. Es decir que se producen dentro o fuera de nuestro interior.

 

Intrínsecos : Son producidos por nuestras propias secreciones y cierto tipo de predisposición de carácter individual.

cuerpo

 

Extrínsecos: Provienen del exterior. La mayoría de las veces, por un déficit alimentario de productos aconsejables. Pero además intervienen otros elementos:

 

FRUTAS

  La flora es destruída la mayor parte de la veces por las siguientes causas:

1º USO DE ANTIBIOTICOS: Esta es la primera y más importante de todas las causas que alteran la flora, debido a la gran sensibilidad del intestino al procesar este compuesto.

2º MALA ALIMENTACIÓN: Dietas ricas en alimentos muy procesados y  pobres en productos frescos de origen vegetal. También es muy importante que sean ecológicos. Hay alimentos que irritan e inflaman, como por ejemplo la proteína animal, las grasas, los azúcares, sobre todo si son muy refinados. También el café, el alcohol y por supuesto el tabaco. Es muy aconsejable aportar a nuestra dieta mucha fibra soluble e insoluble, para crear una mayor variedad de bacterias beneficiosas.

3ºMASTICACIÓN: Los trozos de comida muy grandes son más difíciles de digerir y necesitan más tiempo de fermentación.

4ºESTRÉS: La tensión emocional o sicológica continuada, disminuye la producción de “ mucina”  (proteína producida por las células epiteliales) y polisacáridos, los cuales impiden que los microorganismos patógenos se adhieran a la mucosa.

5ºCONTAMINACIÓN AMBIENTAL: Compromete al sistema inmune. La flora intestinal es muy sensible a los agentes tóxicos externos.

6ºMALOS HÁBITOS: Todo aquello que acidifica excesivamente el medio intestinal (ibuprofeno, ácido acetilsalicílico, esteroides, anticonceptivos..) Los laxantes, son bastante perjudiciales, porque provocan demasiada motilidad intestinal de forma acelerada destruyendo la flora.

7º PARÁSITOS, VIRUS Y MICROBIOS.

 

PARASITOS

 

 ¿CÓMO PROTEGER NUESTRA FLORA?

Existen unos alimentos básicos para la salud de la vida intestinal:

 Los prebióticos. Son alimentos promotores de vida. Lo contrario de prebiótico es antibiótico, (que significa destrucción). Estas sustancias inducen a la proliferación de un tipo de bacterias muy saludables, las bifidobacterias y los lactobacilos. Dentro de este grupo podemos encontrar los rábanos, el berro, la cebolla, los ajos, los espárragos, las alcachofas entre otrosTambién es muy recomendable la fibra, tanto soluble (la que se disuelve en agua y forma una especie de gel) como insoluble (que no se disuelve en agua si no que la absorbe). Dentro de la soluble está el salvado de avena, la cebada, las nueces, las lentejas..Y la insoluble la contienen el salvado de trigo, los granos integrales y algunas verduras.

Los probióticos. Son las bacterias en sí mismas, las cuales ingerimos con el propio alimento. Estos organismos  permanecen activos en el interior, incluso dentro de los excrementos, adhieréndose a la mucosa. Alimentos ricos en probióticos son el yogur, el kéfir, el miso, la soja y los copos de levadura de cerveza entre otros.

Los simbióticos. Son la combinación de un prebiótico y un probiótico. Esta sinergia es el complemento perfecto de las bifidobacterias y los lactobacilos,  para asegurar un perfecto funcionamiento de nuestro intestino. Son muy aconsejables las legumbres, cereales como cebada, avena, lino, y también setas y hongos.

 

SIMBIO

 

SÍNTOMAS Y SEÑALES

Nuestro sistema de alarma es el único medio que tenemos para detectar cuando algo de esa máquina, llamada cuerpo humano, que tan bien diseñada está, comienza a no cumplir sus funciones correctamente. Todas y cada una de sus piezas encajan a la perfección,  desarrollando un constante intercambio entre nutrientes y oxígeno y eliminando desechos a través de la combustión de ambos. También es cierto que esta impresionante máquina, tiene fecha de caducidad. Por consiguiente las piezas se van deteriorando de forma inexorable. Pero esto no es óbice de abandono, si no que debemos remediar de la forma más natural  y lo antes posible, cualquier disfunción cuando hay señales de alarma. Concretamente el intestino es un órgano que nos avisa muy pronto, de que algo no marcha bien. Quizás le demos poca importancia por ser un mal generalizado y muy cotidiano entre la población, sobre todo occidental. Debemos prestarle toda la atención necesaria, ya que en muchos casos es allí donde empiezan las alteraciones. En ocasiones esto desencadena en graves complicaciones, incluso  a veces irreversibles. Cuando el equilibrio se rompe y proliferan las bacterias patógenas frente a las beneficiosas, se dificulta el tránsito intestinal dando lugar al temido estreñimiento. Se provoca entonces demasiada fermentación de restos de alimentos  que a su vez produce gases y nitrosaminas, las cuales se ha demostrado que son cancerígenas. Por otro lado están las diarreas, que nos indican que la flora intestinal se ha debilitado, esto favorece que se adhieran a la mucosa microorganismos nocivos y que además estos se reproduzcan. Otras dolencias como gases, vientre hinchado ,digestiones lentas…aunque aparentemente sean más leves, no lo son, ya que son síntomas de un incipiente deterioro intestinal con una escasez de flora o una contaminación de desechos.

 

COLON IRRITABLE

 

 ¿ QUEREMOS O NO QUEREMOS HACER ALGO ?

 Bien podemos decir que en nuestra mano está el conservar la salud intestinal. No deberíamos engañarnos con frases y creencias del tipo “ es hereditario” “ llevo años así “ “ no se por qué me pasa esto” ….Esto hoy en día con toda la información a nuestro alcance, con el grado de conocimiento en lo que se refiere a la salud y la prevención, no es factible. No  cerremos los ojos, ni los oídos, a lo que ocurre en nuestro interior, porque él siempre nos habla y nos dice. Si no quieres hacer algo al respecto, nadie te va a obligar. Pero recuerda que está en tu mano mejorar incluso no enfermar. Nuestro tubo digestivo aunque es elástico, es un tejido fino y suave y si lo maltratamos se erosiona, se lastima. Cuidémosle pues, como se merece. Es tan sencillo como seguir ciertas pautas de conducta y cambiar el enfoque sobre lo que significa disfrutar de la vida en su más amplio contenido. Así que ya sabéis…Tengamos una buena alimentación con productos sanos, frescos y ecológicos. Otro factor importante es la protección ante virus y parásitos, a través de una buena higiene. Seamos conscientes. La inconsciencia es la que nos lleva al desequilibrio, al desorden y al caos, tanto a nivel externo como interno.

 

images 

 

 

Si desean ampliar esta información, no duden en contactar con nosotros a través del teléfono 913131409 o bien a través de nuestra página web:

www.solnatura.net. También puede visitarnos en la calle Conde de Aranda  nº 13

Madrid CP 2800

 

 

 

Autor: admin

Comparte este artículo en

Pin It on Pinterest

Share This