LA MEJOR FORMA DE CUIDAR NUESTRAS ARTICULACIONES

LA MEJOR FORMA DE CUIDAR NUESTRAS ARTICULACIONES

CUIDA TUS HUESOS

De los distintos temas que hablamos en las conferencias de Solnatura, hay uno que se repite con frecuencia. Es el tema de la artrosis. La artrosis es un mal muy generalizado entre la población occidental. Es una degeneración del cartílago por cuestiones naturales de la vida, pero la falta de información tampoco ayuda. Deberíamos prevenir esta dolencia, conociendo sus causas, que generalmente son debidas a carencias nutricionales.

 

ArticulacionesEl tema de los huesos, las articulaciones, las inflamaciones, la artrosis y la tendinitis, es un asunto muy consultado y tratado en Solnatura ya que son problemas que cursan con  mucho dolor y que van limitando la libertad de movimiento, lo cual dificulta la vida diaria, de las personas que las padecen.

Vamos a intentar daros los mejores consejos y recomendaciones. Nuestro mayor deseo es aliviar, si es posible, ese dolor o mejor aún ¡eliminarlo!

 

Las articulaciones

La inflamación y desgaste de los cartílagos son problemas típicos que pertenecen a las articulaciones. La artrosis o la artritis fundamentalmente, se derivan de esta inflamación y desgaste. Cuando venimos al mundo, aún antes de nacer, nuestro tejido óseo, nuestros huesos, son de cartílago y están todavía muy débiles. La formación de ese tejido óseo en los seres humanos se inicia desde la gestación. El desarrollo del tejido óseo se prolonga durante años hasta cerca de los 25 años. El proceso para alcanzar esa fortaleza, se alcanza a través de la nutrición y el ejercicio.

Estudios recientes  han demostrado que en cualquier individuo, la masa ósea aumenta desde la adolescencia hasta alcanzar el nivel más alto, que suele presentarse en la tercera década de su vida. La cantidad máxima que una persona es capaz de acumular se denomina capital óseo. Es el que permanece estable hasta los 30 años aproximadamente. A partir de ese momento se inicia una progresiva pérdida, que puede ser acelerada por diferentes factores de riesgo.

articulaciones en el bebéCuando un bebé nace, varios de sus huesos están ya formados; muchos de ellos están constituidos por cartílagos, que son estructuras blandas. A través de un proceso de fortalecimiento, se va a ir haciendo más duro, más consistente, hasta alcanzar un estado óptimo. A partir de ese momento empieza la cuenta atrás y es entonces cuando debemos tomar medidas.

Como decíamos el cartílago es blando y flexible;  pero también es resistente; por ejemplo las orejas o la punta de la nariz, son  tejidos blandos pero resistentes. A medida que un niño crece, la estructura ósea se va endureciendo poco a poco hasta convertirse en hueso.

Gracias a los depósitos de minerales, el esqueleto crece y se desarrolla, tanto en tamaño como en intensidad.

Es cierto que los huesos se van desgastando con la edad…Aunque básicamente esto se produce porque no estamos aportando los componentes necesarios para reponer los que se pierden diariamente. Los huesos son tejidos formados por células y esas células se desgastan y por lo tanto hay que nutrirlas debidamente. Hay que reponer nutrientes , en concreto minerales , que es lo que el hueso más necesita.

El aparato  locomotor, es básicamente el que nos permite el movimiento. Está formado por huesos, articulaciones, músculos, tendones y cartílagos. Es el que sostiene y da forma a nuestro cuerpo. Protege a los órganos delicados como el cerebro, corazón, pulmones y médula.

En  las articulaciones hay una capa gruesa, de un tejido muy liso y deslizante:  el cartílago articular. Actúa como colchón para los impactos que se producen por los movimientos, saltos, golpes, etc.

Hay que decir que las articulaciones están rodeadas por una membrana sinovial. Dentro de esta membrana se produce un líquido que sirve como lubricante. Es como si fuera el “aceite” de la articulación.  Suaviza el desgaste y minimiza la fricción.

El líquido sinovial está en una cavidad  que puede aumentar de tamaño como consecuencia del acúmulo de líquido , producido por algún traumatismo o alguna inflamación. En estos casos las articulaciones se hinchan, dificultando la acción de movimientos normales.

 

hue

La anatomía de la articulación

anatomia-de-la-articulacionEn las articulaciones podremos encontrar las siguientes partes:

  • Cápsula: especie de envoltura muy resistente que rodea y sujeta a la articulación.
  • Ligamentos: actúan como si fueran cuerdas o como tirantes que van a dar estabilidad a la articulación e impiden que los huesos se salgan de su sitio.
  • Músculos y los tendones: además de contribuir a la estabilidad de la articulación permiten los movimientos de la articulación.

Todos conocemos algunas articulaciones que son móviles, como las rodillas, caderas, hombros, la muñeca, los codos o los dedos, pero  hay otras que son fijas como los huesos del cráneo.

 

La calcificación del cartílago

tendinitis_calcificada

 

 

 

 

 

 

 

 

Un problema habitual es el de la calcificación del cartílago. El cartílago es una estructura blanda, como hemos mencionado con anterioridad, pero a medida que pasa el tiempo se va transformando  en una estructura dura y rígida. Esto casi siempre suele deberse a malos hábitos, falta de ejercicio ….pero sobre todo a malas costumbres alimenticias.

 

 Debemos de eliminar por completo la leche y los productos lácteos de nuestra dieta diaria.

 

 ¿Por qué hay partes del cuerpo que se calcifican?

El proceso de calcificación de órganos en nuestro cuerpo es un hecho incuestionable. No solamente existen piedras de calcio en los riñones o en la vesícula o en la próstata, sino que también hay otras glándulas que se calcifican. Glándulas como la glándula pineal que se encuentra en el cerebro y es la que produce melatonina, la cual nos induce al sueño; al calcificarse sencillamente deja de funcionar. Pueden también existir depósitos  de calcio en las arterias, que si se mezcla con las grasas , puede producir trombos. Hay también calcificaciones que se producen en las propias articulaciones y en los cartílagos, tendones, ligamentos, etc. Los espolones que se producen en los pies, son acumulaciones de calcio.

En situaciones normales, el cartílago, aunque está unido al hueso, contiene muy poco calcio y no se calcifica porque nuestro organismo dispone de los medios para evitar la calcificación. Lo que ocurre es que aumenta el contenido de sales de calcio dentro del cartílago y se empiezan a acumular poco a poco estos pequeños cristales que se agrupan, aumentan de tamaño y llegan a formar una delgada línea dentro del cartílago. Esto es visible en las radiografías. La calcificación ocupa una mínima parte de lo que es el espesor del cartílago. Por sí misma  no produce síntomas, ni siquiera molesta, sin embargo, es muy importante el hecho de poder detectarlo a tiempo. Si existe una alteración en el cartílago, siempre es mejor cogerlo a tiempo y no dejar que degenere.

¿A qué se deben los dolores en las articulaciones?

Puede suceder en algunas personas que tengan de repente ataques bruscos de dolor con hinchazón articular. Estos vienen acompañados de mucho  calor y dificultades para mover la articulación. Normalmente  se producen cuando los pequeños cristales de calcio se desprenden del cartílago y penetran en el interior de la articulación. Es como si cayeran dentro de la cavidad articular. Como son sustancias químicas muy irritantes, lo que van a desencadenar es una intensa reacción inflamatoria que va acompañada  de derrame articular y un aumento del líquido sinovial. Parece ser que el depósito de cristales de calcio, lo que hace es favorecer el deterioro del cartílago. El cartílago pierde las cualidades que tiene encomendadas, como es la capacidad de amortiguar. Si se convierte en un tejido más blando y frágil, produzca un roce entre las articulaciones, que a veces puede ser muy doloroso. Al desgaste del cartílago se le llama artrosis. El dolor es persistente en las articulaciones que están alteradas, sobre todo en las rodillas, al subir o bajar escaleras, o al levantarnos de una silla. El  depósito de cristales de calcio dentro del cartílago produce calcificaciones en su interior, causando una artrosis que en ocasiones puede provocar ataques de artritis.

Recordemos que el cartílago, aparte de estar en la rodilla, caderas, codos y hombros, está también en la columna vertebral. Recordar que estos datos aplicados a la columna vertebral son muy importantes porque entre vértebra y vértebra tenemos los discos intervertebrales que son, en sí, discos de cartílago. Es muy importante tener esos discos bien protegidos.  Los discos que más sufren son los lumbares y los cervicales.

¿Qué podemos hacer para ayudar a nuestras articulaciones?

¿Qué nutrientes necesita nuestro cartílago? Necesita agua, necesita oxígeno y necesita minerales en buena proporción. Los productos de la naturaleza le van a aportar todo aquello que necesita y  van ayudar en los procesos  relacionados con huesos y articulaciones.

La artritis reumatoide es principalmente una enfermedad inflamatoria. Es muy recomendable un aporte de glucosaminas, que ejercen una acción lubricante en el cartílago y aportan nutrientes necesarios para su correcto funcionamiento.

alimentacion-sana

En nuestra alimentación diaria no se debe tomar azúcar y mucho menos  azúcar refinado. El azúcar es ácido y roba minerales al cuerpo. Una persona con problemas de articulaciones no puede tomar productos refinados ni tampoco puede tomar carnes rojas.  Y si además toma leche de vaca, tendrá lugar una acumulación de calcio en articulaciones, sistema linfático y riñones.

 

El problema de la leche de vaca, principalmente, es que el calcio que contiene, no es un calcio especialmente Bio-disponible; es decir, el cuerpo humano no lo asimila de manera fácil y por ello tienden a crearse acumulaciones del mismo en diferentes partes de cuerpo.

 

Los alimentos vegetales crudos y orgánicos, así como los minerales de origen vegetal o procedentes del coral  marino, contienen minerales en proporciones adecuadas para el organismo humano y son fácilmente procesados y asimilados.

Si desean ampliar esta información, no duden en contactar con nosotros a través del teléfono 913131409 o bien a través de nuestra página web:

www.solnatura.net. También puede visitarnos en la calle Conde de Aranda  nº 13

Madrid CP 28001.

 

 

Posted by on 23 septiembre, 2015
solnatura

Pin It on Pinterest

Share This