La piel: el mayor de nuestros órganos

LA PIEL

La piel es el mayor de los órganos del cuerpo humano. Tiene alrededor de 5 kg de peso y 2 m cuadrados de longitud. Las células de la piel duran alrededor de 10  o 14 días.

Es un órgano muy complejo e interesante. Realiza múltiples funciones que veremos a continuación. Su estructura varía de unas personas a otras, dependiendo además de la raza y del país que se habita.

El espesor de la piel también varía. Por ejemplo en el talón mide 4 mm y en el párpado 0´5 mm. Su PH es de 5´5 de acidez. Esto se debe a que parte de su composición  son lípidos. Los lípidos tienen cierto nivel de acidez. Esta acidez es la defensora de la agresión de algunos gérmenes o parásitos, que pudieran ser capaces de atravesarla.

 

piel 2

 

Ciertos problemas de la piel como la dermatitis de contacto o dermatitis atópica se deben a una alteración de este “manto ácido”.

En la piel también existen bacterias, así como hongos y levaduras. Esta microflora estimula el sistema inmunitario. La piel proporciona lípidos, minerales y proteínas a estos organismos y ellos fortalecen la primera línea defensora del organismo “el manto ácido”.

Su tejido es delgado, fino y muy resistente. Es además impermeable y regula la temperatura interna.

Al órgano de la piel, también se le conoce como sistema tegumentario.

La piel nos sirve de protección ante agentes patógenos. También contribuye al mantenimiento de las estructuras internas del organismo. A través de la piel pasa la luz y el oxígeno, por lo que se deduce, que existe una respiración e intercambio de elementos a través de ella. Sirve para expulsar toxinas. Si bien es cierto, que de igual forma es vulnerable a la entrada de las mismas. Todo lo que está en contacto con la piel, llega a nuestra sangre. Debemos reducir al máximo el uso de cremas y sustancias químicas que intoxican nuestro ph interno. La piel retiene agua y grasa; es por esta razón, por lo que presenta un aspecto flexible, ya que si no, se vería seca y cuarteada.

 

piel 1

 

 

 Según la biología consta de dos partes:

La epidermis (de origen ectodérmico). Es la primera capa que se forma ya en el embrión; da lugar al sistema nervioso, los ojos y los oídos.

La epidermis es la zona más superficial. Se compone de queratinocitos, melanocitos, también llamados pigmentocitos. Presenta entre otras, una capa córnea dónde se encuentra la queratina, (proteína  fibrosa rica en azufre) constituída por células secas que se convierten en una sustancia dura, llamada queratina. Las uñas y el pelo son ricos en esta proteína.

La epidermis está compuesta en realidad de cuatro capas:

Capa córnea, translúcida, espinosa y basal.

Además posee una capa mucosa llamada también de Malpighi. Esta capa está formada por la capa basal y espinal.

Las células de la piel se renuevan de forma constante y reemplazan las de la capa más superficial.

En la epidermis encontramos también las células de Merkel, encargadas de la sensación táctil y la presión. Están concentradas en la palma de la mano y la planta del pie. Encontramos así mismo las células de Langerhans y los linfocitos que proporcionan defensas al sistema inmune.

 

foto rosa

 

La dermis (de origen mesodérmico). Es la capa intermedia; da lugar al corazón, las venas y las arterias. Ambas se forman a la tercera semana del desarrollo embrionario. Está también la capa endodérmica que es la más profunda y es donde se forman los órganos.

La dermis se compone de dos capas, la capilar donde se encuentran los vasos sanguíneos y los nervios; y la reticular donde se encuentran las glándulas sebáceas y los receptores táctiles de las terminaciones nerviosas. Además hallamos las glándulas sebáceas y sudoríparas, con  los corpúsculos de Váter Pacini, Ruffini, Meissner y Krause que permiten percibir calor, frío, presión, forma, movimiento y demás estímulos externos.

Los de Váter Paccini que originan la percepción de presión. Los de Ruffini que nos hacen sentir el calor. Los corpúsculos de Meissner están presentes en las palmas de las manos, las plantas de los pies, los labios, la punta de la lengua, los pezones y los genitales. Los de Krause se encargan de transmitirnos la sensación de frío.

En la dermis se encuentra el colágeno y la elastina que son los que dan consistencia a la piel, también hallamos el folículo piloso, que da lugar al crecimiento del cabello, el músculo piloerector que es el que genera el movimiento de contracción y extensión. La dermis es 20 o 30 veces más fuerte que la epidermis.

 

piel 3

 

 

 Según la dermatología se divide en cuatro partes:

Además de las dos citadas anteriormente (epidermis y dermis) en la piel hallamos una  parte aún más profunda, la hipodermis que está compuesta por el tejido subcutáneo y la fascia profunda.

El tejido subcutáneo es la siguiente capa, algo más profunda que la dermis. Es una especie de colchón compuesto por tejido adiposo que aísla el cuerpo del frío, lo protege de los golpes y almacena energía. En él se encuentran los ligamentos, los nervios, la grasa, los vasos sanguíneos y la linfa.

La fascia profunda es la capa más profunda de la piel. De tejido conectivo, denso y resistente. Semeja una malla que sujeta toda la estructura corporal interna. Dentro de ella existe el latido del corazón y la expansión de los pulmones. Envuelve y separa los huesos y los músculos.

Si esta especie de malla se encuentra en tensión, el líquido cefaloraquideo no podrá impulsarse por su interior y la comunicación neuronal no funcionará.

 

PIEL

 

 

  ¿QUÉ FUNCIONES TIENE?

La piel es uno de los órganos que ayudan a eliminar y depurar el organismo. A través del sudor eliminamos sales minerales y agua, que deberíamos reponer a diario. Las proteínas se descomponen generando amoníaco, que se transforma en urea. Elimina también nitrógeno que proviene de los aminoácidos, y  ácido láctico, el cual si no es eliminado, se acumula en los músculos y provoca dolor. Como hemos citado anteriormente nos protege de agresiones externas y ejerce una función inmunológica. No es del todo impermeable ya que equilibra el agua  que hay en nuestro interior, regula la temperatura, sintetiza vitaminas.. etc.

Debemos de concederle suficiente atención ya que revela cómo estamos interiormente. Es nuestra carta de presentación. Mostremos una piel sana, luminosa y bien nutrida. Si lo hacemos, los demás verán, no sólo algo agradable, si no también nuestro estado de salud general.

 

DETERIORO DE LA PIEL

Hay varios factores que influyen en el deterioro de este órgano. Estar continuamente expuesto al medio ambiente, ya sea sol, viento, frío, contaminación, agentes químicos, bacterias, virus….es altamente vulnerable y susceptible al deterioro. La piel puede sufrir tanto externamente como internamente.

 

PIEL VIEJA

 

EXTERNAMENTE :

El sol excesivo. La piel sufre de envejecimiento prematuro por exceso de sol. Aunque el sol ayuda a sintetizar la vitamina D,  no conviene excederse en su exposición.

El estrés. Padecer estrés libera unas hormonas como son la adrenalina y el cortisol. De esta forma se ve alterada la barrera que mantiene la hidratación y rechaza los agentes agresores como son los radicales libres.

Piel hipersensible. No se recomiendan las cremas o maquillajes que no sean ecológicos ya que su composición es química y por lo tanto tóxica. Tampoco es aconsejable el uso de jabones y geles demasiado abrasivos que desprotegen la epidermis.

 

INTERNAMENTE:

 La dieta. Nuestros hábitos de vida, la alimentación desequilibrada, las toxinas, la deshidratación, el tabaco, las drogas, el alcohol etc… son enemigos absolutos del buen estado cutáneo.

 

COMER SANO

 

 

Cualquier alteración inicial se origina en la dermis. Comienza con el cambio en su apariencia, bien sea en su temperatura, color o textura. Estos cambios son los más comunes:

Manchas

Granos o bultos

Urticaria

Descamación

Úlceras

Picor

Quemazón

Dolor

 

CONYTAMINACION

 

 

 ¿Cómo proteger la piel?

La piel necesita estar protegida y cuidada para no alterar su ph, ligeramente ácido. No podemos destruir la capacidad protectora con jabones y cremas demasiado alcalinos. Hemos de intentar conservar su acidez natural. Un nivel de 6,5  puede considerarse desaconsejable.

Hay que usar de forma habitual:

Cremas hidratantes y humectantes, que retienen el agua en la capa exterior.

Cremas nutritivas, que crean una superficie grasienta, impidiendo la pérdida de agua.

Cremas emolientes, que se adentran hasta la capa más interna.

No hay que exponerse excesivamente al sol, al viento y al frío.

Usar jabones y geles naturales en lugar de químicos.

Secar la piel suavemente.

Buena hidratación y nutrición a nivel externo.

Beber abundante agua.

Tomar antioxidantes.

Dormir suficiente.

Nada de tóxicos (alcohol, tabaco, drogas…).

 

SEBORREA

 

 Enfermedades de la piel

Vamos a enumerar algunas de la principales patologías de este órgano, sin profundizar en cada una de ellas; ya que serían temas para tratar por separado y de manera unilateral.

Eccema, Impétigo, Psoriasis, Sarpullido, Picazón, Erupciones, Dermatitis,  Herpes, Dermatosis, Acné, Alopecia, Forónculo, Hongos, Sarna, Rosácea.

 

foto marron

 

 Curiosidades:

Las uñas son la continuación de la piel. Sus células están hechas de queratina.

El pelo crece 1 cm cada mes. Los cabellos se pueden estirar 1 tercio más de lo que miden sin romperse. Una trenza formada por 500 de estos cabellos podría sostener el peso de un adulto. El cabello crece a medida que las células nuevas sustituyen a las viejas, convertidas en queratina. El pelo de la cabeza es muy superior en longitud y fortaleza que el de otras partes de la piel. Esto se debe a la gran cantidad de folículos pilosos del cuero cabelludo que en otras zonas es casi inactivo. Se supone que tenemos alrededor de 100.000  o 200.000 cabellos. Crecen más o menos 1 mm cada tres días, osea unos 15 cm al año; y caen después de tres años de crecer, unos 100 cabellos al día. El color lo determina la cantidad de melanina.

Las canas se forman porque se acumulan burbujas de aire en la raíz y estas  sustituyen a los pigmentocitos.

Las huellas dactilares son dibujos formados en la epidermis de las yemas de los dedos. Son personales e irrepetibles y no cambian durante toda la vida.

La piel del hombre por lo general es más gruesa y produce más secreción sebácea, debido a sus hormonas masculinas (los andrógenos).

Como ha podido verse, el órgano de la piel no es un simple envoltorio, es un órgano importante con funciones muy vitales. Es complejo y posee una estructura complicada con múltiples capas que a su vez se dividen en otras, y que se entrelazan conformando una red interconectada, indispensable en varios procesos celulares impermeables e inmunológicos. Gracias a esta conexión puede cumplir con su cometido como son entre otros la protección de ataques físicos, químicos y microbianos que provienen del exterior, depuración etc… Además nos revela enfermedades que puede ser que provengan de otros órganos.

Nos sirve también de transmisora de estímulos e información, como es el dolor y la sensación térmica.

La piel intercambia sustancias del interior con el exterior; elimina calor y vapor de agua a través de las gládulas sudoríparas, expulsa toxinas y sintetiza vitamina D, esencial para el buen mantenimiento de los huesos.

 

descarga

 

 

Si desean ampliar esta información, no duden en contactar con nosotros a través del teléfono 913131409 o bien a través de nuestra página web:

www.solnatura.net. También puede visitarnos en la calle Conde de Aranda  nº 13

Madrid CP 2800

 

 

 

 

 

 

 

 

Autor: admin

Comparte este artículo en

Pin It on Pinterest

Share This