MEDICINA “NATURAL” y MEDICINA “OFICIAL”

 

 

 

 

 

 

 

Fresh fruits on grey kitchen tableVivimos engañados. Como en nuestros días la gente vive más años que antes, nos creemos que estamos más sanos que antiguamente. Eso es sólo una apariencia. La realidad es que cada vez hay más enfermedad.

Hoy en día, el sistema sanitario en España y en el mundo occidental está más avanzado que nunca. Las técnicas y sistemas de diagnóstico son casi infalibles, los profesionales de la cirugía poseen un alto nivel de competencia y eficacia, el servicio proporcionado por los servicios de urgencias es del todo eficiente y los medicamentos logran los fines que se proponen.

Entonces, ¿por qué a día de hoy la gente está más enferma que nunca?

Los avances en la sanidad han conseguido alargar la esperanza de vida de la población gracias a una tecnología sofisticada y al diseño de medicamentos químicos. Antiguamente, las enfermedades temerarias eran las provocadas por microorganismos o pestes que provenían de la falta de higiene: tuberculosis, peste negra, sarampión, tifus… La gente ya no muere de estas cosas, porque la sanidad y la medicina han avanzado hacia altos niveles de control de estas amenazas. Pero sin embargo, los males que tenemos ahora son más retorcidos, malignos e incomprensibles que los de antes. Ahora la gente vive con mayor índice de cronicidad que nunca. Paradójicamente, aunque la población vive cada vez más años, comienza a tener problemas de salud a edades más tempranas; aunque ya no contraemos tantas enfermedades de tipo infeccioso, tendemos a contraer enfermedades de un tipo mucho peor: el degenerativo. Cada vez es más habitual ver a gente relativamente joven padecer enfermedades crónicas y degenerativas: cáncer, esclerosis múltiple, fibromialgia, candidiasis, crohn, arteriosclerosis, alzheimer, ansiedad, y problemas crónicos en el sistema nervioso. Aunque antes la gente no llegaba casi nunca a los 70 años, os puedo asegurar que los ancianos morían a causa de muertes más repentinas y después de haber vivido con una salud y calidad de vida mucho mayores a las de nuestros tiempos. Era muy raro ver antiguamente a una persona de 40 años con una enfermedad degenerativa o crónica. Sin embargo, por desgracia, ahora cada vez vemos más casos de este tipo.

Es una gran lástima que a la par que se han sucedido los grandes avances médicos de la historia, hayamos tenido a nivel inverso, un retroceso aún mayor en nuestra calidad de vida debido principalmente al envenenamiento que estamos sufriendo, precisamante como resultado de los avances tecnológicos contemporaneos a los avances médicos. El envenenamiento “invisible” que padecemos es la causa principal de la enfermedad crónica. La mayor parte de las enfermedades crónicas arriba mencionadas son debidas a la influencia de los alimentos industriales, los medicamentos, la contaminación y la radiación. Otro factor clave (probablemente el principal) causante de enfermedad, es el emocional. El ritmo de vida que llevamos, el estrés, la sobrecarga del día a día, los sentimientos negativos de cualquier tipo, generan acidez y toxinas en el organismo y además afectan directamente a nuestro sistema inmunológico deprimiéndolo de manera notable.

Dado el panorama sanitario que tenemos frente a nosotros, qué hacer cuando tenemos un problema de salud?

Parece que la medicina natural está condenada a ocupar siempre un segundo plano con respecto a la medicina “oficial” que es la ejercida por el sistema sanitario actual en españa. Injustamente, los naturópatas han sido infravalorados hasta el punto de que la población española ni siquiera considera esa opción a la hora de decidir tratarse. Piensan que sólo hay una opción: el médico “oficial”.
La gente habla de medicina natural y medicina oficial como dos entes separados e incluso enfrentados, cuando realmente deberían ser la misma cosa, deberían complementarse o deberían estar coordinados hacia un mismo propósito. La medicina es la medicina, y sea cual sea su ideología, su propósito básico siempre debería ser el de promover la salud a través de la prevención y curación de enfermedades. La Medicina oficial y la Naturopatía, aunque tienen el mismo propósito aparente, no están para nada coordinados.

VAMOS A DEFINIRLAS:

MEDICINA OFICIAL (Alopática):

Corpus de concimiento y aplicaciones prácticas que tienen como fin el de preservar y recuperar la salud de los individuos a través de técnicas de cirujía y sistemas de diagnóstico avanzados y efectivos y de tratamientos basados en gran medida en productos farmacéuticos que tratan la enfermedad una vez presentada o los síntomas incipientes de un trastorno determinado.
La filosofía de este tipo de medicina es puramente funcional y práctica. Se basa en dar al paciente un tratamiento efectivo para su trastorno “visible”, sin ahondar demasiado en el origen “real” de la enfermedad y sin empatizar con el propio paciente, sus cisrcunstancias y su entorno. Es un tipo de aplicación medicinal más mecánico e impersonal. Su punto fuerte es el de su rápida efectividad.

La medicina occidental en ningún momento pretende enseñar al paciente a conocer su cuerpo, y por lo tanto, no está enfocado en la prevención ni en el mantenimiento de la salud por parte del mismo. Muy al contrario; fomenta la ignorancia del paciente y hace que este se someta por completo al poder del sistema sanitario, otorgando al mismo la maxima autoridad sobre su salud, lo que le hace esclavo del sistema.

Creo que toda persona en España ha experimentado alguna vez la sensación de acudir al médico y que este te trate de manera robótica. Como si tú no fueses más que un número y él fuese el funcionario del gobierno que debe despacharte lo antes posible. Ese es el precio que se paga por pertenecer a un sistema demasiado estructurado que ha ganado en sofisticación pero ha perdido toda la humanidad. Hace muchos años que la medicina ha perdido su esencia más valiosa: el trato con el paciente directo y comprometido.

 

“LA MEDICINA OFICIAL ESTÁ DIRIGIDA AL SÍNTOMA, NO A LA CAUSA BÁSICA”

Medicina oficial

MEDICINA NATURAL ( Holística):

Corpus de conocimiento y aplicaciones prácticas que tienen como fin el de preservar y recuperar la buena salud de los individuos a través de asesoramiento nutricional personalizado, y si es necesario y posible, mediante la toma o aplicación de productos medicinales de origen natural que sean apropiados para el caso en cuestión. Este concepto abarca todos los tipos de medicina alternativos a la “oficial”: Naturopatía, Homeopatía, Nutrición avanzada, Medicina China, Ayurveda y otros tipos de terapias alternativas que persiguen la búsqueda de la salud….

El objetivo de este tipo de medicina es el de ayudar al individuo a mantener su cuerpo y su mente en un estado saludable y equilibrado, lo cual es la condición básica para prevenir cualquier tipo de enfermedad. Un buen naturópata no se va a centrar sólo en ayudarte a curar una enfermedad. La filosofía de los naturópatas es la de enseñar a las personas a conocer su propio cuerpo y a conocerse a sí mismas. Una persona que se conoce a si misma, que percibe y conoce su cuerpo, tendrá las armas necesarias para, en gran medida, ser capaz de prevenir un mal antes de que este aparezca, o ser capaz de combatirlo de una manera más fácil y efectiva que una persona ignorante en temas de nutrición, salud básica y cuerpo humano. Es el enfoque de la medicina milenaria, el punto de vista de Hipócrates, el enfoque que debería implicar la práctica de la medicina dentro de los cánones éticos de la profesión.

El estudio de la medicina natural abarca el cuerpo humano, la nutrición avanzada y las técnicas de tratamiento gentiles y compatibles con el organismo. La medicina natural no se especializa en el estudio de medicamentos dirigidos a patologías. Se especializa en la salud y en el equilibrio como bases para prevenir la enfermedad.

 

“LA MEDICINA NATURAL ESTÁ DIRIGIDA A LA CAUSA BÁSICA, NO AL SÍNTOMA”

Especialistas en Medicina Natural

Vemos que los porpósitos de ambos tipos de medicina son idénticos, pero sin embargo sus enfoques son opuestos. La Naturopatía está enfocada a la raiz del problema, mientras que la medicina oficial está enfocada al síntoma. Sin embargo, es más acertado dirigirse a la raíz de un problema que a su síntoma; por lo tanto, el punto de vista de la medicina natural, es más acertado. Si abordas el problema de raíz, al final, con un poco de disciplina y persistencia, lo haces desaparecer. Si abordas el síntoma, conseguirás hacer desaparecer el propio síntoma, pero eso es solo un parche que enmascara el problema, ya que la raiz del porblema seguirá estando ahí y volverá a dar la cara en un futuro, probablemente cuando sea demasiado tarde para cortar de raíz.

Por ejemplo en el caso de la pandemia mundial más terrorífica y tirana de la historia: El Cáncer. Veamos como enfoca el problema cada tipo de medicina:

PROTOCOLO DE LA MEDICINA OFICIAL:

  • Operación si es necesario o posible operar
  • Quimioterapia o similar para matar las células cancerígenas.

Hay que entender lo siguiente: El Cáncer no es una enfermedad, es un síntoma. Las células cancerígenas son el síntoma que resulta de un cuerpo ácido, falto de oxígeno y envenenado. Las células mutadas no son la causa del mal. Son el efecto. Puedes matar todas las células cancerígenas de un cuerpo, y este seguirá ácido, falto de oxígeno y envenenado. Por lo tanto, siempre que el cuerpo siga ácido, falto de oxígeno y enveneneado, será propenso a generar células mutadas.
Por lo tanto, en este caso la medicina enfoca mal el problema. No corta el problema de raíz. Va al síntoma. Aparte de eso, la quimio no funciona. Solo se curan los casos en los que es posible operación, y es por la operación en sí misma por lo que se curan, no por la quimio. Como el cuerpo sigue envenenado, el Cáncer tenderá a volver de nuevo después de la quimio, la cual es un veneno peligroso en sí misma. La medicina dice desconocer la causa básica del Cáncer. Entonces, si desconoce su causa básica, deducimos que no puede proporcionar un tratamiento infalible ni fiable. La quimio es, de hecho, un tratamiento experimental y arbitrario.

PROTOCOLO DE LA MEDICINA NATURAL:

  • Operación si es necesario y posible operar
  • Terapia personalizada para depurar, alcalinizar y acabar así con el origen del problema.

Un naturópata moderno, por lo general, sabe cúal es la causa del Cáncer. Sabe que es el resultado de un cuerpo ácido, falto de oxígeno y envenenado. Por lo tanto, el tratamiento que va a recomendar estará basado en una limpieza total del organismo a nivel interno y celular, que restaure la salud, la oxigención, elimine ese exceso de acidez y suba las defensas. Ataca a la raíz del problema. Por ese motivo, cuando una persona logra estabilizar su enfermedad por este método, la enfermedad sí que habrá desaparecido por completo porque habrá desaparecido su causa motora.

Todo médico que se precie debería tener un punto de vista preventivo de la enfermedad basado en un profundo conocimiento en nutrición avanzada. La carrera de medicina, aparte de conocimiento acerca de productos químicos (que en un momento dado no niego que puedan ser una buena terapia de choque), debería implicar un estudio de todo aquello que puede curar o prevenir de la manera más natural posible. La filosofía debería ser: CURAR, PERO DE LA MANERA MÁS SANA E INOFENSIVA. Eso actualmente no es así. Se recetan productos químicos llenos de efectos secundarios, muchas veces sin necesidad y a menudo sin escrúpulos.

La incoherencia es que hoy en día, por extraño que pueda parecer, los conocimientos de los médicos en nutrición moderna son nulos, incorrectos y obsoletos. Los estudiantes de medicina en las universidades se especializan en el conocimiento del cuerpo humano, en el estudio y reconocimiento de enfermedades y en el estudio de medicamentos asignados a dichas patologías. Los médicos licenciados estudian muy poco de nutrición en la carrera; no se especializan ni investigan acerca de nuevos descubrimientos en el campo de la alimentación y no saben nada de maneras alternativas de curación que se aparten de los medicamentos conocidos y de los datos que imperan en el sistema. Los médicos licenciados en España, por lo general NO llegan a comprender que la nutrición adecuada es la base de la salud. Tampoco conocen el mundo de los complementos alimenticios naturales y ecológicos, que son una gran alternativa para prevenir, e incluso curar muchas dolencias.

Es en ese punto donde se tambalea la todopoderosa “medicina oficial”. Es ahí donde no cumple el propósito que debe tener la medicina por propia definición. El de promover la salud.

El gran problema de la medicina oficial es que se ha centrado demasiado en la búsqueda de tratamientos rápidos enfocados en soluciones inmediatas basadas en los síntomas, y ha dejado aparcado el campo de la prevención y la estabilización de la enfermedad crónica. Por eso, los temas relacionados con la nutrición moderna, que está directamente relacionada con la prevención, no se estudian a fondo en las universidades.

168768_Foto-1-Inicio-curso-2012-13

“La medicina oficial funciona de manera espectacular, eficaz e infalible en casos de urgencias, tecnología de diagnóstico y cirugía. Para el tratamiento de la ENFERMEDAD CRÓNICA es muy ineficaz y ya si hablamos a nivel PREVENTIVO, sus métodos son escasos e incluso equivocados. En estos campos, quien lleva la voz cantante son los nutricionistas avanzados y naturópatas, porque estos están enfocados en la salud, no en la enfermedad”

Cuando una persona acude al médico de la seguridad social y le dice que está tomando productos natuarles, la mayoría de estos profesionales miran al paciente con cara de desdén insinuando la ingenuidad de la acción y sugiriendo que esos productos no le van a servir para nada. Esto es muy triste, puesto que, a lo largo de la historia, siempre se ha tratado a las personas con productos caseros y naturales. Estas formas de tratamiento más naturales y menos agresivas, deberían ser estudiadas en la carrera de medicina. El médico que sale de la carrera, a menos que se forme posteriormente por su cuenta, es complétamente profano en temas de nutrición, historia de la medicina, tratamientos naturales y sistemas de curación alternativos en las diferentes partes del mundo. Eso es inadmisible en un médico que se precie, ya que va a ser incompetente en aspectos de la salud en los que se requeriría su máxima pericia y profundo conocimiento.

Por otro lado, el nivel de ignorancia que tiene la población española hoy en día en cuestiones de salud y nutrición roza casi lo ofensivo, y gran parte de la culpa reside en el sistema sanitario y la industria farmacéutica que incita al uso de medicamentos que tapan síntomas, para que la gente no tenga que preocuparse de cuidar sus hábitos de vida y consuma medicamentos indiscriminadamente. La gente recurre a la “pastilla” a la primera de cambio. Estamos en el vergonzoso punto de llegar a tomar un fuerte antiinflamatorio por unas simples agujetas o para impedir la aparición de agujetas después del deporte. Esta actitud roza el absurdo y es el colmo de la estupidez y la incultura. Esto a la larga tiene graves consecuencias porque los medicamentos tienen en su mayoría efectos secundarios y además intoxican y acidifican el organismo fomentando la cronicidad futura y la tendencia degenerativa.

La gente de antes conocía su cuerpo mejor que nosotros. En nuestros tiempos, el poder que ejerce la autoridad de la sanidad oficial nos ha manipulado de tal forma que hemos “endiosado” a los médicos, mientras nos hemos menospreciado a nosotros mismos.

La facilidad con la que los medicamentos frenan nuestros síntomas y alivian nuestros dolores, nos ha vuelto demasiado cómodos y ya no nos tomamos la molestia de aprender acerca de la salud, porque otros lo hacen por nosotros. Ese es el gran error de hoy en día. Nos hemos vuelto unos irresponsables acerca de los temas relacionados con la salud y hemos volcado toda la responsabilidad al sistema sanitario llegando a visualizar la figura del médico como si se tratara de un DIOS, mientras que nosotros, los pacientes, no somos nada, y no sabemos nada.

Damos siempre la última palabra al médico, porque él lo sabe todo y todo lo controla; pero cuando se comete un error médico que tiene graves consecuencias, lo tachamos de negligencia y lo demandamos implacablemente. Esto lo hacemos porque creemos que el sistema sanitario, como está gobernado por DIOSES, debe ser infalible. El error es el de creer que son DIOSES. La realidad es que los médicos no son dioses; son personas humanas que también cometen errores, como todos nosotros. La mayor parte de los fallos sanitarios que atribuímos a la negligencia médica, en realidad tienen más que ver con la posibilidad humana de equivocación, que con la verdadera negligencia.

Lo ideal sería que, ya que al fin y al cabo nuestro cuerpo es nuestro, nosotros tomaramos responsabilidad por él y aprendiésemos nociones básicas de cómo funciona y cómo poder prevenir la enfermedad y mantener la salud. La Medicina Natural, por su propia ideología, es tendente a promover este conocimiento y ofrece estas enseñanzas a sus pacientes.

La filosofía de los naturópatas, sigue los principios de la medicina antigua basada en la curación a través de la alimentación coherente y el uso coherente de los recursos de la naturaleza.

11_historia-de-medicina-hipocrates-de-cos

Citas de Hipócrates, símbolo por excelencia de la medicina de todos los tiempos:

” Somos lo que comemos” “Que el alimento sea tu medicina y la medicina tu alimento”

¿QUÉ SISTEMA DEBO ELEGIR ENTONCES?

No se debe ser radical ni fanático en ningún aspecto de la vida. La respuesta sería: el que mejor se adapte a la situación concreta.

CASO 1

Imaginemos un paciente con un problema intestinal persistente. La persona tiene ardores de estómago y acidez interna. Además, su intestino funciona de una manera muy irregular, presentando problemas recurrentes para ir al baño. Este problema, aunque pueda parecer sin importancia en un principio, será en un futuro el desdencadenante de males muchos más serios y peligrosos de lo que puede deducirse. Trastornos de colon irritable, colitis ulcerosa, pólipos, divertículos y finalmente cáncer de cólon, son consecuencias habituales de estos pequeños trastornos intestinales que suelen asentarse en la edad adulta y a los cuales no se les da la suficiente importancia y por ello no se atajan a tiempo. La causa de un trastorno de este tipo es un desequilibrio en la flora intestinal que se produce por una alimentación inadecuada y/o un consumo importante de antibióticos que aniquilan esta importante flora bacteriana.

Medicina oficial: en el 90% de las ocasiones receta un laxante para que la persona vaya al baño. Por lo tanto, el problema intestinal seguirá estando ahí, aunque enmascarado. TAPA EL SÍNTOMA.

Medicina natural: realiza una buena consulta de nutrición didáctica y estabiliza el problema poco a poco con un buen sistema de alimentación acompañado en caso necesario de complementos naturales reparadores de la mucosa intestinal y enriquecedores de la flora. FRENA EL MAL DE RAÍZ. Atendiendo a esta causa, ni que decir tiene que la persona más adecuada para llevar este caso sería un nutricionista o naturópata que asesorase a la persona en formas de nutrición apropiadas para estabilizar su trastorno y prevenir males mayores.

CASO 2

Imaginemos una persona que ha contraído un infección pulmonar severa.

Medicina oficial: Realizará pruebas con la más avanzada tecnología de diagnóstico y proporcionará medicamentos que acaben con el mal de manera rápida y radical. Sin duda, es la alternativa que debemos seguir en primera instancia.

Medicina natural: Una vez fuera de peligro, se darán consejos de nutrición y se recomendarán productos naturales y efectivos que ayuden a la recuperación y subida de defensas. Para un caso como este, el sistema sanitario de España es muy eficaz. Una vez presentado un cuadro peligroso y que requiera de una solución urgente, lo mejor es proporcionar un medicamento que acabe con la infección de manera rápida para salvar la vida del paciente.

RESUMEN:

MEDICINA NATURAL:

  • AMPLIOS CONOCIMIENTOS EN NUTRICIÓN AVANZADA.
  • PREVENCIÓN DE ENFERMEDADES Y ESTABILIZACIÓN GRADUAL DE PACIENTES CRÓNICOS A TRAVÉS DE ASESORAMIENTO CONTINUADO Y PERSONALIZADO.
  • RECOMIENDA EL USO DE PRODUCTOS NATURALES, NUTRIENTES SALUDABLES Y SUGIERE HÁBITOS DE VIDA ADECUADOS.
  • LOS EFECTOS SECUNDARIOS DE LOS PRODUCTOS NATURALES SON INFINITAMENTE MENOS FRECUENTES Y DE MENOR MAGNITUD QUE LOS MEDICAMENTOS.
  • PROPORCIONA SOLUCIONES ESTABLES Y ASEGURA UNA MAYOR CALIDAD DE VIDA.
  • LOS RESULTADOS SON VISIBLES A MEDIO PLAZO Y REQUIERE DISCIPLINA Y PACIENCIA POR PARTE DEL PACIENTE.
  • NO CUENTA CON LA INFRAESTRUCTURA NECESARIA PARA LA ATENCIÓN DE URGENCIAS Y CIRUGÍA.

Nutricionista

MEDICINA OFICIAL:

Médicos

  • SISTEMAS DE DIAGNÓSTICO SOFISTICADOS Y PRECISOS
  • PROFESIONALES COMPETENTES Y TECNOLOGÍA PUNTA EN EL ÁMBITO DE LA CIRUGÍA Y EL DIAGNÓSTICO.
  • MEDICAMENTOS DE RÁPIDA EFECTIVIDAD.
  • EFECTOS SECUNDARIOS PELIGROSOS O INDESEABLES EN MEDICAMENTOS.
  • TRATO POCO PERSONALIZADO
  • NO FOMENTA LA CALIDAD DE VIDA
  • POCA PREDISPOSICIÓN A LA PREVENCIÓN Y A LA ESTABILIZACIÓN DE LA ENFERMEDAD CRÓNICA.
  • CONOCIMIENTOS INSUFICIENTES Y/O OBSOLETOS EN EL ÁMBITO DE LA NUTRICIÓN Y LA NATUROPATÍA.

Dependiendo del caso, se debe acudir al sistema que mejor se adapte a la situación, como hemos visto en los anteriores ejemplos. Cada persona es libre para elegir su forma de tratarse o de ser tratada, pero es el conocimiento lo que nos da el poder de elección. Espero que esta información nos proporcione un conocimiento mínimo que nos ayude a decidir, si se presenta la ocasión, cúal es el método por el que queremos ser tratados. Sin duda recomiendo usar la medicina natural en la medida de lo posible y siempre como primer recurso, pero como hemos visto, las cosas no son blancas o negras. Debemos tener la cordura suficiente para saber qué sistema es el apropiado en cada caso. Al menos ahora sabemos que tenemos otras alternativas.

Corolario:

“EL ESCENARIO IDEAL DE LA MEDICINA SERÍA AQUEL EN EL QUE TODOS LOS ESTUDIOS DEL CUERPO HUMANO , TODA LA PERICIA DEL PROFESIONAL DE LA SALUD Y TODA LA TECNOLOGÍA EN DIAGNÓSTICO, CIRUGÍA Y SANIDAD, ESTUVIERAN ORIENTADOS A LA PREVENCIÓN Y AL CUIDADO DE LA SALUD PERSONALIZADO Y COMPROMETIDO, UTILIZANDO LOS MÉTODOS MÁS SALUDABLES QUE ESTUVIERAN EN NUESTRA MANO”

Estatua Galeno

CENTRO SOLNATURA
C/ Constancia 41, 28002 Madrid
Metros: Cartagena y Prosperidad
Tel: 91 31 31 409
Horario: De lunes a sábado de 9h a 21h

Autor: solnatura

CENTRO SOLNATURA · C/ Constancia 41, 28002 Madrid · Tel: 91 31 31 409 · info@solnatura.net

Comparte este artículo en

Pin It on Pinterest

Share This