MEJORANDO LA BIODISPONIBILIDAD DE LA CURCUMINA

MEJORANDO LA BIODISPONIBILIDAD DE LA CURCUMINA

La curcumina es el principio activo de la cúrcuma, y ésta se encuentra en su raíz. Se han hecho pruebas científicas que demuestran que es excelente para combatir el cáncer, el alzhéimer y la diabetes. También es muy útil para aliviar problemas reumáticos y digestivos, además de prevenir enfermedades del corazón y de las arterias.

 

Cucharada de cúcruma en polvo

 

En definitiva, la cúrcuma, por medio de la curcumina, es muy eficaz contra las enfermedades más extendidas de la actualidad, que suponen las principales causas de mortalidad en la población, como las enfermedades derivadas de problemas circulatorios y el cáncer.

El principal problema que nos encontramos es la baja biodisponibilidad de la cúrcuma que podemos encontrar en los comercios habituales, y es por ello por lo que no podemos conformarnos con cualquier cúrcuma.

LA MEJOR ESPECIA CONTRA EL CÁNCER

Mientras que, en Europa, las estadísticas indican un alto número de casos relacionados con el cáncer, en la India, la incidencia de esta enfermedad es infinitamente menor en proporción. Tras muchos años investigando, los científicos han llegado a la conclusión de que estas bajas tasas son debidas al tipo de alimentación, donde se incluyen numerosas especias, entre las que destaca la cúrcuma como elemento estrella de su dieta.

Por medio de estas investigaciones científicos como el profesor Philippe Chollet, oncólogo en el hospital Jane Perrin en Clermont-Ferrand afirman: “admitimos que la curcumina puede ser un agente preventivo del cáncer, aunque por el momento no hay pruebas terapéuticas demostrables”.

 

Imagen con una célula sana y otra en estado apoptótico

 

La cúrcuma es capaz de contribuir a un proceso “proapoptótico” de las células, por el cual se lleva a una célula a un estado de apoptosis o muerte programada, con el objetivo de librar al organismo de células peligrosas y que se reproducen anormalmente y forman tumores.

En el hospital Jane Perrin, los investigadores y el equipo médico, han puesto en marcha unos procedimientos y metodologías en los que incorporan la curcumina a todos los tratamientos anticancerígenos convencionales, especialmente los de mama y próstata más avanzados.

POSEE MUCHOS OTROS EFECTOS BENEFICIOSOS

Hay estudios científicos que han demostrado los espectaculares efectos sobre la salud de la curcumina. Y es que, además de los efectos anticáncer, la curcumina también ha demostrado tener otras muchas virtudes con una ingesta diaria de hasta 12 gramos al día:

  • Mayor eficacia contra la artrosis que el ibuprofeno.
  • Alivia los problemas digestivos.
  • Beneficiosa para el corazón y la fragilidad arterial.
  • Ralentiza el envejecimiento del cerebro.
  • Reduce los efectos secundarios de la quimioterapia.

La eficacia de la curcumina también ha demostrado sus beneficios frente a otros problemas de salud, como son la osteoartritis, el colon irritable, la enfermedad de Crohn, la colitis hemorrágica, el alzhéimer, la diabetes, la hipertensión, la depresión, los problemas de hígado, las úlceras o la psoriasis entre otros.

LA CURCUMINA Y SU BIODISPONIBILIDAD

El problema de la cúrcuma que nos encontramos en los distintos comercios de alimentación es que no es rica en curcumina, que es el principio activo que actúa sobre nuestra salud, ya que para ellos tendría que absorberse en grandes cantidades, para poder beneficiarse de sus efectos.

Afortunadamente unos investigadores de la Universidad de Stuttgart han conseguido perfeccionar un procedimiento que consiste en encapsular la curcumina en el interior de los ácidos grasos. Con este avance tecnológico se ha conseguido multiplicar la biodisponibilidad y con ello la eficacia de esta nueva forma hasta lograr un principio 185 veces más potente con respecto al original.

 

Posted by on 25 junio, 2018

Pin It on Pinterest

Share This
A %d blogueros les gusta esto: