¿QUÉ RELACIÓN EXISTE ENTRE LA DIABETES Y EL ALZHEIMER?

¿QUÉ RELACIÓN EXISTE ENTRE LA DIABETES Y EL ALZHEIMER?

La diabetes es una enfermedad con más de 150 millones de personas afectadas en todo el mundo. Quienes padecen diabetes ven como su se complica su día a día, al tener que llevar un estricto control para mantener los niveles de glucosa en la sangre en valores normales.

 

Representación del Alzheimer a través de una cabeza humana formada por engranajes que se van separando

 

Una de las causas que provocan el Alzheimer es la acumulación de tóxicos en el organismo. A medida que las personas se hacen mayores, son medicadas para tratar determinados problemas de salud hasta tal punto que el cuerpo acaba saturado de toxinas y, por lo tanto, acaba afectando cognitivamente. Por su parte, la diabetes es un desequilibrio que también se produce por la intoxinación e intoxicación del organismo.

La diabetes debe ser seguida adecuadamente y su tratamiento ha de ser muy preciso para evitar que aparezcan complicaciones en muchos sistemas orgánicos como, pérdida de la visión que puede llegar a la ceguera, deterioro funcional de los riñones, afecciones en los vasos sanguíneos, afección del corazón con enfermedad coronaria e infarto agudo de miocardio, etc.

Hay distintos estudios que, además de señalar las diferentes complicaciones enumeradas, han encontrado una relación directa entre la diabetes y el Alzheimer.

Antes de comenzar a explicar la relación entre las dos enfermedades, es muy importante saber exactamente en qué consisten.

 

¿QUÉ ES LA DIABETES?

La diabetes es una enfermedad del metabolismo cuya principal característica es la presencia de elevadas concentraciones de glucosa (azúcar) en la sangre de manera persistente o crónica. La glucosa proviene de los alimentos que consumimos y es la insulina, hormona que fabrica el páncreas, la que ayuda a que la glucosa entre a nuestras células para suministrarles energía.

La carencia de esta hormona o bien la inacción de ella, hace que la glucosa se diluya en la sangre, y esto conlleva a la subida de los niveles de azúcar y por ello, a las posibilidades de padecer una hiperglucemia.

Para moderar este problema, unido a una buena alimentación, un control óptimo de la enfermedad, además de la práctica de ejercicio regular, es necesario inyectarse insulina o tomar medicación.

 

Médico midiendo el nivel de glucosa en sangre a un paciente

 

¿QUÉ ES EL ALZHEIMER?

El Alzheimer es un tipo de demencia que causa problemas en la memoria, el pensamiento y el comportamiento, que afecta a alrededor de 35 millones de personas. El Alzheimer es un problema neurodegenerativo, y hasta el día de hoy, no se han podido elaborar medidas preventivas, para evitarla.

El problema consiste en que, a medida que avanza la enfermedad las neuronas mueren y se atrofian diferentes partes del cerebro, mientras la persona va perdiendo alguna de sus capacidades mentales y cognitivas, hasta que llega un punto en el que pierde por completo la memoria.

 

ENTONCES… ¿CUÁL ES LA RELACIÓN QUE EXISTE ENTRE LAS DOS?

Ya hemos comentado que, si la diabetes es mal gestionada, pueden aparecer otros problemas más graves, que estarán derivados de los altos índices de glucosa. Cuando una persona tiene los niveles de azúcar elevados, durante un periodo de tiempo prolongado, puede ver afectados diferentes sistemas y procesos de su organismo. El exceso de glucosa afecta también a las arterias ya que según va pasando el tiempo se van dañando y van acumulando un exceso de colesterol a causa de un proceso denominado Glicación, que es la unión de una molécula de azúcar a una proteína o molécula lipídica, que provoca que se reduzca el torrente sanguíneo y que la sangre no llegue correctamente hasta las zonas de la periferia corporal. Del mismo modo, estos excesos también afectan al sistema nervioso y a la comunicación entre las células, y esto se traduce en trastornos en el cerebro. La demencia vascular es causada por los vasos sanguíneos dañados en el cerebro, al igual que la diabetes endurece los vasos sanguíneos en otras zonas.

Recientes investigaciones se han centrado en la enfermedad de Alzheimer, el trastorno neurodegenerativo más común, y su posible relación con la diabetes. En este sentido, muchos científicos están de acuerdo: la tasa de enfermedad de Alzheimer podría reducirse cerca de la mitad si la diabetes pudiera ser abolida.

La conexión entre los dos es tan fuerte que Suzanne M. de la Monte, una de las mejores investigadoras en el campo y profesora de neurocirugía, patología y medicina de laboratorio en la Universidad de Brown, ha dicho que muchos casos de Alzheimer podrían ser denominados diabetes tipo 3.

 

La creciente evidencia apoya el concepto de que la enfermedad de Alzheimer es fundamentalmente una enfermedad metabólica con características moleculares y bioquímicas que se corresponden con la diabetes mellitus y otros trastornos periféricos de resistencia a la insulina. –  Suzanne M. de la Monte para la revista Biochemical Pharmacology.

 

La profesora Melissa Schilling, de la Stern School of Business de la Universidad de Nueva York, llegó a una conclusión similar después de revisar cientos de artículos relacionados entre la diabetes y el Alzheimer.

De hecho, un artículo suyo publicado en el Journal of Alzheimer’s Disease en 2016 estimó que más del 40% de todos los casos de Alzheimer estaban relacionados a la hiperinsulinemia.

 

¿HAY SOLUCIÓN…?

Dada esta situación, sería muy importante introducir en los pacientes dietas sin gluten, ya que lo primero que hay que tratar en personas con Alzheimer es el intestino, o sea, depurarlo y regenerarlo, para que esté otra vez en condiciones óptimas. Y para ello, debemos empezar a suplementar con ciertas vitaminas y minerales.

Se ha demostrado en pacientes que, al llevar este tipo de dietas durante un periodo de 30 ó 45 días, han empezado a mejorar mucho a nivel cognitivo, realizando juegos electrónicos de emparejamiento de naipes en niveles de dificultad altos, y a su vez, comenzaban a recuperar su sentido del humor, uno de los síntomas que nos indica que la enfermedad ha comenzado a revertirse. A la vista de estos datos, se puede afirmar que el Alzheimer sí es reversible, pero la clave está en que hay que ser muy estrictos con la dieta.

Por lo tanto, hay esperanza para poder asegurar que tenemos que estar preparados, para descubrir el inicio de una nueva era: el comienzo del fin del Alzheimer.

 

 

 

Bibliografía:

Video: Wolfgang Kellert – Conferencista sobre nutrición y sentido común, Escritor.

https://www.facebook.com/hans.alex.33/videos/10217171579027106/

 

El fin del Alzheimer – Dale Bredesen Primer programa para prevenir y revertir el deterioro cognitivo.

https://www.megustaleer.com/libros/el-fin-del-alzheimer/MES-088849

 

Vídeo: Dale Bredesen

https://goo.gl/Btzjrt

Posted by on 31 octubre, 2018

Pin It on Pinterest

Share This
A %d blogueros les gusta esto: