“SIN AZÚCARES AÑADIDOS” Y OTRAS ETIQUETAS DESINFORMATIVAS

“SIN AZÚCARES AÑADIDOS” Y OTRAS ETIQUETAS DESINFORMATIVAS

Hoy día es muy común encontrar en los supermercados, productos alimenticios con la etiqueta “sin azúcares añadidos” y pensar que ese producto no contiene azúcar. Nada más lejos de la realidad. Existe una desinformación generalizada sobre la cantidad de azúcar que se incluye en los productos que diariamente consumimos. Esto es debido fundamentalmente a la escasa, y en ocasiones sesgada, información que aparece en los envases de nuestros productos favoritos.

Un pasillo de un supermercado

Debemos entender que la etiqueta “sin azúcar añadido” que encontramos con tanta frecuencia en algunos de los productos que consumimos, no quiere decir ni mucho menos, que dicho alimento sea más saludable, ni que la cantidad de azúcares sea inferior. Es más, es muy común que se emplee esta etiqueta como gancho comercial, cuando realmente el producto en cuestión contiene grandes cantidades de azúcar.

En un producto “sin azúcares añadidos”, es muy posible que se haya visto reducido su contenido de azúcar, sí, pero por otro lado se ha añadido o incluso incrementado la cantidad de edulcorantes artificiales, que son sustancias creadas o modificadas químicamente, que pueden resultar aún más perjudiciales para nuestra salud.

¿Es realmente útil la información que nos dan en las etiquetas de los productos?

Como el consumidor es cada vez más consciente de la necesidad de cuidar su salud, muchas empresas tratan de aprovechar este factor para mejorar sus ventas, enmascarando la realidad mediante reclamos atractivos y haciendo uso de tablas de información nutricional confusas para el usuario.

En lugar de utilizar un lenguaje sencillo y directo de manera estándar, con mensajes del tipo “Bajo contenido en azúcar” o “Alto contenido en azúcar”, se recurre a datos y cifras porcentuales, que a priori no ayudan al consumidor a saber si dicha cantidad de azúcar es adecuada para su salud o no. Esto es aplicable a cualquier ingrediente o componente de los productos que consumimos, por lo que desde Solnatura pensamos que es necesario exigir una mejora en este sentido en favor de los consumidores.

Informarse correctamente antes de comprar

Ya sabemos que la información que nos dan en muchas ocasiones, no siempre es correcta, y que incluso se hace difícil determinar si las cantidades que incluye un determinado producto son suficientes o excesivas.

Entonces, ¿qué debemos hacer antes de comprar cualquier producto? Continuamente hablamos en Solnatura de optar por un consumo más natural, evitando los productos envasados o procesados, cuyo alto contenido en aditivos e ingredientes artificiales no los hacen aconsejables para nuestra salud. De no hacerlo, a la larga nuestro organismo se resentirá, pudiendo padecer diversos trastornos de salud.

Queremos que aprendas a diferenciar por ti mismo un producto saludable de otro que no lo es. No te dejes manipular por los medios, ni por las etiquetas predeterminadas. Ni siquiera nosotros pretendemos que sigas ciegamente todas las pautas e indicaciones que nosotros te damos en este blog o en nuestra Clínica Natural en Madrid; te instamos a despertar, a investigar y a formarte tu propia opinión personal, para que puedas elegir libremente qué consumir y qué no. Crea tu propio camino, y no el que te digan que debes seguir sin cuestionar.

Posted by on 31 enero, 2017

Pin It on Pinterest

Share This