TRATAMIENTO NATURAL PARA LA HIPERTENSIÓN

La hipertensión es un problema muy frecuente en nuestra sociedad, pero, ¿de dónde surge? ¿por qué se produce? Se trata de una patología que provoca un aumento de la presión arterial de quien la padece.

Conceptualización de un corazón humano en 3D

¿Qué es la hipertensión?

Es tener la tensión más alta de lo que sería lo normal. Entonces, cuando una persona tiene la tensión alta, podríamos decir que puede estar en riesgo su salud… ¿Por qué? Porque se le puede romper una arteria. Normalmente la persona que tiene la tensión arterial alta, es debido a una falta de elasticidad de las arterias, es decir, se están convirtiendo en tubos rígidos, que se pueden romper con mayor facilidad.

Aunque hay que prestar especial atención a la hipertensión con el fin de tratar periódicamente este problema y evitar posibles complicaciones cardiovasculares, no debemos alarmarnos, siempre y cuando tomemos medidas y sigamos una serie de recomendaciones.

Una persona no tiene hipertensión de la noche a la mañana. Esta, al igual que muchas otras dolencias, comienza a producirse porque algo no se está haciendo correctamente. Entre otros factores, nuestro estilo de vida y los hábitos alimenticios, son claves para prevenirla o para tratarla.

Llevar una dieta equilibrada y adecuada es la clave

Para tratar o prevenir la hipertensión, en Solnatura recomendamos consumir sobre todo frutas y verduras frescas, por su alto contenido en agua, y por su gran aporte de nutrientes, vitaminas, fibra, ácidos grasos, proteínas e hidratos de carbono de buena calidad. Este tipo de alimentación nos va a aportar antioxidantes, lo que contribuirá a evitar la oxidación y los daños en las células de nuestro cuerpo.

El aporte de minerales también es muy importante. Al basar nuestra dieta en frutas y verduras, vamos a tener los minerales equilibrados, y al mismo tiempo, alcalinizaremos y oxigenaremos nuestro organismo, reduciendo la pérdida de minerales, algo que podría derivar en otro tipo de dolencias, como osteoporosis, contracturas musculares, estreñimiento o insomnio.

El agua es esencial

El agua es un producto que nos ha dado la naturaleza y que nuestro cuerpo necesita diariamente para permanecer hidratado. De aquí la gran importancia que tiene el agua, ya que además de servir para tener unos niveles correctos de hidratación, también es un componente fundamental para la desintoxicación del organismo y la depuración de la sangre.

Si nuestra sangre circula bien y no está espesa, vamos a tener una mejor salud cardiovascular y evitaremos sufrir trombos u otros problemas de salud.

El organismo necesita aceite

En concreto, aceite de oliva, a ser posible ecológico, para evitar que contenga pesticidas o herbicidas. Por fortuna, en España contamos con muchas hectáreas de olivos ecológicos, que, al no ser fumigados, nos permiten tener aceites ecológicos de oliva maravillosos, que son muy beneficiosos para la salud, por su aporte de omega 9.

Aceite de oliva sobre una encimera

Actualmente también existen otros tipos de aceite: el procedente del espino amarillo nos aportará omega 7; mientras que, de la borraja, la onagra, las almendras, las avellanas y las pipas de girasol obtendremos omega 6.

Otro aceite muy beneficioso nos lo proporciona el lino o la nuez, ricos en omega 3 y que son los que más calidad tienen. Este tipo concreto de aceites nos dan la posibilidad de obtener el omega 3 tan necesario para nuestro organismo, sin tener que consumir pescado, por lo que las personas que no puedan consumirlo por alergias u otros motivos, encontrarán aquí una gran alternativa.

La importancia de los frutos secos

Los frutos secos son un alimento que en muchos casos pueden ser silvestres, como las avellanas, las bellotas, las castañas. Pero también tenemos otros frutos secos que son de cultivo como pueden ser las pipas de girasol, las nueces y las almendras. Todos estos frutos secos nos van a aportar aceites, que son beneficiosos para nuestras células y para nuestras hormonas.

Gracias a ellos nuestra sangre será más fluida y la piel de nuestras membranas celulares será más flexible. Si falta el aceite en nuestro organismo, igualmente nos secamos. El aceite es muy importante porque nos va a ayudar con sus propiedades antioxidante y antiinflamatorias.

Por ello, recomendamos consumir más frutos secos, como avellanas, pipas de girasol, o nueces entre otros.

Otros factores para tratar o prevenir la hipertensión

Es muy recomendable llevar una dieta lo más vegetariana posible, pero también existen dos elementos muy importantes para controlar la tensión arterial. En primer lugar, hay que evitar los disgustos, por lo tanto, si tienes a alguien a tu alrededor que te cause disgustos, ¡quítalo de tu vida! Y, en segundo lugar, es muy bueno acudir a un balneario, a un Spa o a una sauna, donde nuestra tensión se reducirá.

En cualquier caso, la solución definitiva y más eficaz es llevar una correcta alimentación y equilibrada. Es un tema de responsabilidad.

Autor: admin

Comparte este artículo en

Pin It on Pinterest

Share This